Yoga para los que pasan del yoga

By Geoff Dyer

Yoga para los que pasan del yoga es un paseo a través de l. a. mente del autor como viajero del mundo. En as soon as capítulos, Dyer narra vívidamente los detalles de una década de pasión por los viajes. Mediante l. a. prosa mordaz, divertida y estimulante del autor, se nos describe esa vida que a muchos de nosotros nos gustaría vivir. Con él viajamos de Ámsterdam a Camboya, de Roma a Indonesia, de Nueva Orleans a Libia... Pero sus anotaciones van más allá del clásico diario de viajes, porque se trata de un conjunto de crónicas más bien psicológicas que geográficas. En lugar de una secuencia narrativa, Dyer nos regala una acumulación sin fin, una especie de arqueología de materiales literarios e inolvidables imágenes.

Show description

Quick preview of Yoga para los que pasan del yoga PDF

Similar Travel books

Great British Railway Journeys

The Sunday instances Bestseller a wonderful perception into Britain during the last a hundred and fifty years - its background, panorama and other people - from the window of Britain’s many and sumptuous railway trips. encouraged through George Bradshaw, a 19th-century cartographer who mapped Britain’s railways as they sprung up round him, Charlie Bunce and Michael Portillo take a trip alongside 9 vintage British railway routes and encompass themselves with the historical past, the attraction and the folks on the center of the railways.

Islands

Anny Butler is a caretaker, a nurturer, first for her personal brothers and sisters, after which as a director of an business enterprise dedicated to the welfare of youngsters. What she hasn't ever had is a true relatives. That alterations while she meets and marries Lewis Aiken, an exuberant doctor fifteen years older than Anny. once they marry, she reveals her family—not a conventional one, yet a bunch of Charleston adolescence associates who're inseparable, who're one another's surrogate relatives.

The Grand Tour: Around the World with the Queen of Mystery

Agatha Christie is the main generally released writer of all time, outsold basically by way of the Bible and Shakespeare. Now, during this interesting travelogue of the prolific author's yearlong journey round the British Empire in 1922, Christie offers the clues to the origins of the plots and locales of a few of her bestselling secret novels.

Fodor's Rome: with the Best City Walks and Scenic Day Trips

Rome is greater than ever bursting on the seams with newly unleashed power. simply in time for 2012’s 2 million American viewers is all-color, photo-packed Fodor’s Rome, revealing the festa romana that's the pulse of the everlasting urban. If evidence have been wanted that Romans are switching into the short lane, simply try out Fodor’s “new Rome” wrap-up.

Additional resources for Yoga para los que pasan del yoga

Show sample text content

Pero creo que deberíamos asegurarnos. –¿Sabes? –dijo Ámsterdam Dave–. Creo que, se llame como se llame, nunca lo encontraremos. –No seas tan pesimista –se quejó Dazed. –Ni siquiera estoy seguro de que todavía exista –dijo él. –¿Olvido? –dije–. �Estás diciendo que no existe el olvido? period una posibilidad bad (significaba que estábamos condenados al destello de l. a. conciencia perpetua sin ningún alivio posible), pero también ridícula. –Suponiendo que el inn no existe –continuó Ámsterdam Dave–, nuestra situación ha cambiado de arriba abajo.

De qué piso ha saltado? –El decimocuarto. –O sea que aproximadamente estaríamos hablando de entre el decimotercero y el decimoquinto, �verdad? Empecé a contar desde l. a. planta baja, pero me desconté enseguida. los angeles situación se complicaba porque en Estados Unidos el primer piso es, en realidad, l. a. planta baja y el segundo piso es el primer piso y así sucesivamente. El piso catorce estaba a los angeles altura de dos terceras partes del edificio. –Pasa constantemente –dijo el tipo con el tatuaje de lavadora en el brazo.

Lloviznaba. Los limpiaparabrisas extendían borrones rojizos sobre el cristal. El neón caía sobre los charcos verdes. Un coche esperaba en un semáforo delante de nosotros, y paramos detrás. No íbamos rápido, pero se oyó un fuerte ruido metálico, una breve lluvia de cristales. Dos tipos, dos negros, bajaron del coche y se dirigieron hacia nosotros. Donelly tenía l. a. mano en l. a. guantera, los angeles abrió. Los tipos comprobaron el estado de su destartalada camioneta en busca de desperfectos. No encontraron ninguno, al menos ninguno nuevo, y no parecían demasiado molestos.

Pero cuando dijo aquello, cuando dijo que quería telefonear, vi que period alguien que a menudo pasaba las tardes colgada al teléfono, charlando con sus amigas, muchas de las cuales tenían novio o no vivían cerca. Intuí los angeles soledad, los angeles soledad de l. a. hierba que estaba apoderándose de ella. Al mismo tiempo, había visto algo en mí. –Eres malvado –dijo. l. a. skunk es así: eleva l. a. paranoia common del fumador de hierba al nivel de l. a. vertiginosa visión expresionista. No sin ciertos alicientes. los angeles paranoia resulta tan palpable que, incluso en situaciones carentes de peligro o amenaza, te permite experimentarlos en su forma más pura, en bruto –casi como el terror–, y sin ninguna relación con acontecimientos externos.

Por muy mal que se sintiera, estaba mejor bajo mi protección. Mientras yo pensaba todo esto Marie paró un taxi. El taxi se detuvo. Marie abrió los angeles portezuela y se dispuso a subir. Podría haberla hecho bajar, podría haberme subido al taxi, pero ella estaba dentro y yo de pie en los angeles acera y no había hecho ni una cosa ni los angeles otra. Me incliné y eché un vistazo al conductor. Marie cerró l. a. portezuela y el coche arrancó. El taxi estaba allí, junto al bordillo, y de pronto solo quedaban el bordillo y l. a. calle manchada de aceite y las tiendas de los angeles acera.

Download PDF sample

Rated 4.57 of 5 – based on 21 votes