La mala hora (Spanish Edition)

En La mala hora, Gabriel García Márquez construye una inolvidable fábula sobre los angeles violencia colectiva. Al pueblo ha llegado l. a. mala hora de los campesinos, l. a. hora de los angeles desgracia. l. a. comarca ha sido “pacificada” después de una guerra civil. Han ganado los conservadores, que se dedican a perseguir merciless y pertinazmente a sus adversarios liberales. Al alba de una mañana, mientras el padre Ángel se dispone a celebrar l. a. misa, suena un disparo en el pueblo. Un comerciante de ganado, advertido por un pasquín pegado a l. a. puerta de su casa de los angeles infidelidad de su mujer, acaba de matar al presunto amante de ésta. Es uno más de los pasquines anónimos clavados en las puertas de las casas, que no son panfletos políticos, sino simples denuncias sobre los angeles vida privada de los ciudadanos. Pero no revelan nada que no se supiera de antemano: son los viejos rumores que ahora se han hecho públicos; y a partir de ellos estalla los angeles violencia subyacente bajo una luz tórrida, espesa, cansada y pegajosa, en una serie de escenas encadenadas de inolvidable belleza.

Show description

Quick preview of La mala hora (Spanish Edition) PDF

Similar Literature books

Guest of a Sinner: A Novel

The witty 6th novel through the writer of well mannered intercourse follows a bunch of recent Yorkers who, at the verge of center age, are suffering with the plain vacancy in their lives. by means of the writer of type of wealthy. nationwide ad/promo.

I Wish Someone Were Waiting for Me Somewhere

I want an individual have been awaiting Me someplace explores how a lifestyles may be replaced irrevocably in exactly one fateful second. A pregnant mother's plans for the longer term get to the bottom of on the clinic; a traveling salesman learns the implications of an almost-missed go out at the toll road within the newspaper the following morning; whereas an ideal date is spoilt by means of a unmarried act of thoughtlessness.

Armadale (Penguin Classics)

Whilst the aged Allan Armadale makes a bad confession on his death-bed, he has little thought of the repercussions to return, for the key he unearths contains the mysterious Lydia Gwilt: flame-haired temptress, bigamist, laudanum addict and husband-poisoner. Her malicious intrigues gasoline the plot of this gripping melodrama: a story of burdened identities, inherited curses, romantic rivalries, espionage, money—and homicide.

The Betrothed: I Promessi Sposi (Penguin Classics)

Set in Lombardy throughout the Spanish career of the overdue 1620s, The Betrothed tells the tale of 2 younger fanatics, Renzo and Lucia, avoided from marrying via the petty tyrant Don Rodrigo, who wants Lucia for himself. pressured to escape, they're then cruelly separated, and needs to face many hazards together with plague, famine and imprisonment, and confront numerous unusual characters - the mysterious Nun of Monza, the fiery Father Cristoforo and the sinister 'Unnamed' - of their fight to be reunited.

Additional resources for La mala hora (Spanish Edition)

Show sample text content

Cuando llegó el señor Carmichael l. a. encontró con sus ropas más modestas. Aquel día, como un signo promisorio, el señor Carmichael no llevaba el paraguas. Pero l. a. viuda no lo advirtió. Sacó del bolsillo todas las llaves de los angeles casa, cada una con el indicativo escrito a máquina en un cartoncito, y se las entregó diciendo: —Pongo en sus manos el pecaminoso mundo de José Montiel. Haga con él lo que le dé l. a. gana. El señor Carmichael había temido ese instante desde hacía mucho tiempo. —Quiere decir —tanteó— que usted desea irse para alguna parte mientras pasan estas cosas.

Las jaulas exhalaban un vapor agrio y cálido y había una especie de angustia sin esperanzas en los angeles pausada respiración de las fieras. El empresario acarició con l. a. fusta l. a. nariz de un leopardo que se retorció en un mimo, quejumbroso. —¿Cómo se llama? —preguntó el alcalde. —Aristóteles. —Me refiero a los angeles mujer —aclaró el alcalde. —Ah —hizo el empresario—; le decimos Casandra, espejo del porvenir. El alcalde mostró una expresión desolada. —Me gustaría acostarme con ella —dijo. —Todo es posible —dijo el empresario.

Tú sabes que otros alcaldes lo hicieron en otros municipios. Aquí, en cambio, desobedecimos los angeles orden. En ese momento percibió los angeles primera señal de que César Montero pensaba. Abrió las piernas. Con los brazos apoyados en el espaldar de l. a. silla respondió a un shipment no formulado en voz alta por su interlocutor: —Ni un centavo de lo que pagaste por tu vida fue para mí —dijo—. Todo se gastó en los angeles organización de las elecciones. Ahora el nuevo Gobierno ha decidido que haya paz y garantías para todos y yo sigo reventando con mi sueldo mientras tú te pudres en plata.

Quién es? —preguntó el alcalde. El guardia se cuadró. —La mujer que ponía los pasquines. El alcalde se desató en improperios contra sus subalternos. Quería saber quién llevó a l. a. mujer y por orden de quién los angeles metieron en el calabozo. Los agentes dieron una explicación dispendiosa. —¿Cuándo los angeles metieron? los angeles habían encarcelado l. a. noche del sábado. —Pues sale ella y entra uno de ustedes —gritó el alcalde—. Esa mujer durmió en el calabozo y el pueblo amaneció empapelado. Tan pronto como se abrió l. a. pesada puerta de hierro, una mujer madura, de huesos pronunciados y con un moño huge sostenido con una peineta, salió dando gritos del calabozo.

Hablan —dijo el juez Arcadio—; pero de ahí no pasan. —Lo que me da mala espina es precisamente eso —repuso el alcalde—; que aparecen demasiado mansos. —En los angeles historia de l. a. humanidad —sentenció el juez— no ha habido un solo peluquero conspirador. En cambio, no ha habido un solo sastre que no lo haya sido. No soltó el brazo del juez Arcadio mientras no lo instaló en los angeles silla giratoria. El secretario entró bostezando en los angeles oficina, con una hoja de papel escrita a máquina. �Eso es —le dijo al alcalde—; vamos a trabajar.

Download PDF sample

Rated 4.16 of 5 – based on 13 votes