El destino del elefante

By Marco Missiroli

L. a. devoción por todos los hijos, más allá de los lazos de sangre: ese es el destino del elefante, el código inscrito en el animal-amuleto de una historia que empieza en un lujoso edificio de viviendas de Milán. Pietro es el nuevo portero, un exsacerdote de sesenta y cinco años que acaba de llegar de su Rímini natal con una vieja bicicleta y una baqueteada maleta llena de recuerdos. El portero es muy amable con todos los vecinos, pero mantiene una enigmática relación con uno de ellos, el general practitioner Martini, un joven médico consagrado a evitar el sufrimiento a los enfermos que, a las puertas de los angeles muerte, no pueden recibir otro consuelo. ¿Por qué entra Pietro en l. a. casa de los Martini cuando no hay nadie? ¿Por qué lo sigue hasta llegar a compartir con él una verdad inconfesable? El secreto que los une indaga en el significado de las relaciones afectivas, protagonistas de una trama que va desvelándose, para llegar al origen de todo: una joven que Pietro conoció cuando period un sacerdote sin Dios, en una Rímini que a ratos parece retratada por Federico Fellini.

Show description

Quick preview of El destino del elefante PDF

Best Fiction books

Ninth Key (The Mediator, Book 2)

Every thing goes nice for Suze. Her new existence in California is a whirlwind of events and ideal hair days. Tad Beaumont, the most popular boy on the town, has even requested Suze out on her first actual date. Suze is so excited that she's prepared to disregard her misgivings approximately Tad. .. really the truth that he isn't Jesse, whose ghostly status—not to say obvious disinterest in her—make him inconceivable.

1356: A Novel

Bernard Cornwell, the "master of martial fiction" (Booklist), brings Thomas of Hookton from the preferred Grail Quest sequence right into a new event in 1356, an exhilarating stand-alone novel. On September 19, 1356, a seriously outnumbered English military confronted off opposed to the French within the ancient conflict of Poitiers.

Out to Canaan (Book 4 of the Mitford Years)

The fourth novel within the cherished Mitford sequence, by means of the bestselling writer of At domestic in Mitford and Somebody secure with anyone Good Millions of readers have come domestic to Mitford, the little city with the large center, whose endearing and whimsical citizens became like relatives. yet now swap is coming to the hamlet.

An Abundance of Katherines

From the number one bestselling writer of The Fault in Our StarsMichael L. Printz Honor BookLos Angeles instances publication Prize FinalistWhen it involves relationships, Colin Singleton’s style is ladies named Katherine. And by way of ladies named Katherine, Colin is usually getting dumped. Nineteen occasions, to be particular.

Extra info for El destino del elefante

Show sample text content

Se aplastó. –¡Más rápido! –dijo y l. a. Bianchi se metió entre dos coches y bajo un semáforo en ámbar–. ¡Más rápido! l. a. Bianchi aceleró y quienes l. a. veían pasar veían una centella y escuchaban el rugido de un muchachote. Pietro apretaba los pedales, le faltaba el aliento, Fernando se caló los angeles boina y apoyó sus dos manos sobre las del portero, se las estrujó al tiempo que farfullaba: –¡Más despacio, más despacio, más despacio! Pietro no aminoró, cuesta abajo por los angeles calle de l. a. explanada, el muchachote apoyó l. a. mejilla contra el manillar y se volvió más ligero, Pietro se agachó y le clavó l. a. barbilla en l. a. cabeza para el esprín ultimate, se levantó sobre los pedales y corrió como nunca había corrido en su vida.

Se interrumpió de inmediato. –Tott bèin? three –el ama se había acercado hasta él–. Tott bèin? ¿Es los angeles mujer? Pietro había cerrado los ojos. l. a. leyó esa tarde, y otra vez por los angeles noche. Dos veces en overall. los angeles fotografía, por el contrario, nunca dejó de mirarla. Después siguió las instrucciones: llamar al tal abogado Poppi y ponerse de acuerdo con él sobre l. a. entrevista para el puesto de portero. Se había reunido con él l. a. semana siguiente en Milán, en ese edificio elegante pero sin excesos, y tras acabar l. a. charla regresó a Rímini.

Chiquitín mío. Tenía los angeles voz exhausta, l. a. gracia extraviada. Se descalzó y se despatchedó allí. Lo sacudió y se tumbó a su lado. Le dio el osito mientras apoyaba los angeles mejilla contra los angeles cabeza glabra. –Dios arrebata a los ingratos. Pietro retrocedió. los angeles madre se arrojó sobre su hijo. 32 Del día apenas quedaba una franja azulada. Pietro salió del palacete modernista antes que Luca y ya en l. a. calle rebuscó en el abrigo. Sacó el elefante, se lo había llevado mientras l. a. madre velaba a su hijo y le decía chiquitín mío.

Solo se oía al mago Nicolini que anunciaba el número de los pañuelos voladores. Subió hasta el segundo piso. los angeles puerta de los Martini seguía entreabierta, Luca iba y venía en el salón con el impermeable sobre un hombro, afanándose con el maletín de piel. Pietro llamó. –¿Puedo ayudarle en algo? –Lorenzo... –el physician jadeaba–. Ha empeorado, me han llamado los médicos que le tratan en su casa. Tengo que ir inmediatamente –desapareció en los angeles cocina y volvió con tres bandejas de pastelitos que colocó al tuntún sobre una de las mesas–.

Destapó los angeles caja más ancha, extrajo el traje de cura joven. El negro seguía aún negro, el tejido de algodón estaba arrugado. Sacó el sobre de papel de arroz con el sello de Emilio Salgari. Lo metió todo en los angeles bolsa y se fue a los angeles cocina. Rompió l. a. nota de despedida del abogado y l. a. tiró. Colgó todas las llaves de los pisos en sus ganchos y retiró el correo atrasado de Luca. Cuando salió con l. a. Bianchi, oyó cómo le llamaban, Marcello, Marcello. Levantó l. a. cabeza. Alice acababa de llegar al bar, corrió a su encuentro.

Download PDF sample

Rated 4.83 of 5 – based on 6 votes